Explicación Formal Elipse

Estimados señores.

Meditando sobre las diversas elipses que se podrían desarrollar a partir de una rueda, desde que es una circunferencia hasta que el eje menor sea igual a cero, llegué a la siguiente conclusión:

Si la circunferencia de origen, “circunferencia madre” en lo sucesivo, tiene un radio con valor 1 (uno), y el perímetro es igual a 2 π , cuando esa circunferencia se modifique generando óvalos, reduciendo el semieje menor hasta un valor igual a 0 (cero), el semieje mayor habrá incrementado su valor hasta alcanzar π/2 para que el perímetro se corresponda.

Efectivamente, comprobamos que, por cada “1u” de medida que se reduce el semieje menor a partir de su “circunferencia madre”, el semieje mayor se incrementa (( π /2)u-1u).

Si tenemos un óvalo producido por una circunferencia y medimos el valor de sus semiejes, podemos hallar el radio original de la “circunferencia madre” según el siguiente cálculo:

De ese modo, y de manera directa, podemos hallar el perímetro de ese óvalo:

Sin embargo, el perímetro de la elipse cónica, solo se obtiene con esta fórmula en 2 casos:

– Cuando (a=b)

– Cuando (b=0) y (a=n)

Con cualquier otra relación entre «a» y «b» comprobamos empíricamente que el perímetro fluctúa, decreciendo en un principio y creciendo más adelante hasta volver a alcanzar el valor de origen.

Además, he descubierto que, las diferentes elipses, sólo se pueden calcular dentro de su escala. Es decir, está circunscrito su cálculo a la “circunferencia madre” y, para hallar perímetros de elipses cuyas “circunferencia madre” tuvieran radios de valores diferentes, habría que hacer, siempre, una regla de 3.

Empleando la fórmula del perímetro de la circunferencia, midiendo el perímetro de 10 elipses diferentes y empleando como incógnita «r», he podido calcular 2 constantes (una de ellas variable) que llamo «ñ1» y «ñ2». Pero, teniendo en cuenta lo indicado sobre las escalas de las elipses, relacionadas siempre con su “circunferencia madre”, estas constantes, trabajadas con una “circunferencia madre” donde (r=1), obtenía valores insignificantes que no permitían ser convertidos en multiplicadores manejables, pues obligaba a sumarlos a la centésima de la unidad para el desarrollo del cálculo.

Dada esta dificultad y el hecho de que, siempre, iba a ser necesario hacer una regla de 3, hallé estas constantes en elipses cuya “circunferencia madre” tuviera (r=100). De esta forma, la constante se podía sumar a 1, arrojando un dato que, con (a=b) sería 1 y con (a= (π/2)u-1u) y (b=0) sería igual a 2. (Un multiplicador que se mueve entre esos 2 términos desde una cónica circular hasta una cónica lineal con la misma «circunferencia madre»)

Las constantes «ñ1» y «ñ2», son las siguientes:

Un dato importante es saber que:

Finalmente, ejecutando la regla de 3 para trasladar el “r” virtual de la elipse a su escala adecuada, hallaríamos el perímetro.

La fórmula de la Elipse, por lo tanto, sería así:

Ahora, debemos saber lo que es “Ñ”.

“Ñ” es la que convierte los semiejes a la escala adecuada después de relacionarlos con las constantes “ñ”.

Previamente a ello, hay que hallar «a1» y «b1», que implica convertir los semiejes en un valor correspondiente a los de una elipse cuya “circunferencia madre” tuviera «r=100» madiante una regla de 3 de «a» y «b».

  • El desarrollo del cálculo del perímetro de una elipse es el siguiente:

    – Calculamos «a1» y «b1».
  • Trasladamos los datos: “ñ1”, “ñ2”, “a1” y “b1” a la fórmula “Ñ”.


  • Finalmente, trasladamos el resultado de “Ñ” a la fórmula de la elipse.

En una elipse donde: (a=b)

Todas las fórmulas coinciden en el resultado.

Sin embargo, en una elipse donde:

El perímetro resultante sería (4a), tan sencillo como multiplicar (a*4).

El resultado sería:

Según la fórmula por aproximación oficial:

Según la fórmula por aproximación de Ramanujan:

Según la fórmula de Jorge Peñamedrano:

* Dibujada la elipse donde:

La medición física del perímetro indicó un valor de  592,64

Según la fórmula por aproximación oficial:

Según la fórmula por aproximación de Ramanujan:

Según la fórmula de Jorge Peñamedrano:

Eso es todo. Un saludo.

The Ellipse. Find its perimeter.

What is «Ñ»?
«Ñ», from España (Spain) and from Peñamedrano, my last name, is the following:

Inside, we find: «ñ1» and «ñ2» They are 2 constants of the ellipse. But they are conditioned to what I call the «mother circumference» of the ellipse.
The «mother circumference» of the ellipse: (a = (π / 2) and b = 0) has a radius of value 1. Every ellipse has a «mother circumference» whose radius is located as follows:

But we know that the perimeter of the infinite ellipses that share «mother circumference» varies despite the fact that «a» and «b» follow a linear canon. This fluctuation of the perimeter of these ellipses is governed by 2 constants: «ñ1» and «ñ2».
These are

«ñ1+ñ2= (π / 2) /100»

These constants, in ellipses whose «mother circumference» had a radius with value 1, are too small and, always, a rule of 3 should be made to adapt them to ellipses whose «mother circumference» had a radius other than 1.
Therefore, to make them more accessible values, these constants correspond to an ellipse whose «mother circumference» has a value of 100.It is for that reason that there are the elements «a1» and «b1», which accommodate the semi-axes of the ellipse to those corresponding to an ellipse with «mother circumference» of radius with value 100.

Having «ñ1», «ñ2», «a1» and «b1», we can feed the formula «Ñ» and, with its result, find the ellipse formula in this way:

Receive a warm greeting

¿Orgullo?

Hay que recordar insistentemente que, durante el imperio comunista del S. XX, entre 1934 y 1980, fueron condenados cerca de cincuenta mil homosexuales” al Gulag, la red soviética de campos de concentración (en la versión China del Gulag soviético, denominada Laogai, fueron recluidos “decenas de millares de homosexuales). No en vano, Maxim Gorki, escribió lo siguiente en el artículo “Humanismo proletario” del 23 de mayo de 1934: En la tierra donde el proletariado gobierna valientemente y con éxito, la homosexualidad, con su efecto corruptor sobre los jóvenes, se considera un delito social punible bajo la ley. Pero, esto, no es una novedad ni una excepción, porque era un asunto elemental en el mensaje comunista que consideraba la homosexualidad como una perversión de las sociedades aburguesadas y, ya en 1884, Engels, decía que los hombres, en la antigua Grecia, “cayeron en la abominable práctica de la sodomía”.

En 1965, Castro explicó que «una desviación de esa naturaleza choca con el concepto que tenemos de lo que un militante comunista debe ser”. Eso explica la razón por la que, durante la “revolución cubana”, se llevó a los homosexuales a centros de concentración como el que se fundara en 1960, el campo de trabajo de Guanahacabibes.

Históricamente, la homosexualidad se ha relacionado con los pudientes y acomodados, como una perversión sexual muy alejada del pueblo llano y trabajador.

La izquierda, recientemente, viene abanderando demandas sociales de las que, bien, abdicó en sus comienzos, o, contra las que fue beligerante como ninguna otra sociedad, ideología o cultura lo hubiera sido antes.

No olvidemos que la lucha del socialismo consistía en acabar con las “clases acomodadas”, que ellos denominan “clases opresoras”. Acabaron con reyes, pero no para allanar las jerarquías, sino para sustituir al “tirano” por uno de la cuerda. Arrasaron con las clases intermedias para ejercer toda la autoridad desde el Jefe del Estado por medio de un ejército contundente y omnipresente. Destruyeron la fe del pueblo y crearon una sociedad donde cada ciudadano era espía de la vida privada de los demás.

Este asunto incomodó a los socialistas inteligentes. Aquellos que vieron que, la lucha de clases, sólo implicaba odio y muerte. Socialistas que seguían creyendo que el capitalismo era el enemigo de la sociedad pero que encontraron en la fe el reclamo para el apoyo social desde las bases. Un socialismo creyente que nacionalizó bancos, servicios y medios de comunicación para crear un partido único, un pensamiento único donde existían las clases, controladas, para que quien tuviera algo que aportar, lo hiciera a cambio de un reconocimiento social y económico intervenido por la vía de los impuestos y la fiscalización de los beneficios. A este nuevo socialismo, Mussolini lo bautizó como “fascismo”, a partir de un sistema organizado de manera sindical, por grupos “fascios” (palabra procedente del latín “fascium”).

Con la aparición del fascismo, el socialismo marxista, materializado en su máxima expresión por la Unión de Repúblicas Socialistas, corría el riesgo de enfrentarse a una contrarrevolución.

Para la URSS no era tan peligroso el capitalismo occidental (contra el que podían luchar mediante el populismo y la mentira) como un sistema parecido al suyo en lo esencial, que organizaba su economía desde una posición anticapitalista pero que, además fuera productivo, y contara con valores tanto individuales como generales.

Fue fácil para el Socialismo unirse al Capitalismo para acabar con el fascismo.

De aquella izquierda conceptual y filosófica, de aquella izquierda revolucionaria, no queda más que el deseo de acabar con lo establecido. Hoy es una ideología repleta de dogmas inmiscibles, autónomos, contradictorios entre sí, que atacan desde diferentes frentes a un mismo enemigo: un sistema sólido que ha creado la sociedad más estable que jamás haya existido como es el europeo de los últimos 70 años, donde la paz, el orden y la ley, lleva siendo una constante desde que la izquierda institucionalizada desapareció del panorama político, reduciéndose a gobiernos democráticos contenidos por unas leyes comunes de las que ninguna ideología puede desprenderse, contra las que no puede luchar y que no puede modificar arbitrariamente.

El socialismo reaccionario… porque ya no tiene nada de revolución, ni de progreso, sino todo lo contrario, se aferra a luchas, como he dicho, dispares y, muchas veces enfrentadas que pretenden el caos y la destrucción. ¿Cómo puede cabalgar tantas contradicciones?

Es sencillo: no mezclar asuntos.

Si hablamos de homosexualidad… no hablemos de Che Guevara, de Engels ni de Gorki.

Si hablamos de Islam, no hablemos de homosexualidad ni de la libertad de la mujer.

Si hablamos de la libertad de la mujer, no hablemos de los varones homosexuales ni del islam.

De este modo, encuentran un enemigo constante para estos tres elementos: la sociedad europea y la religión cristiana.

Si ponemos normas que obliguen a los extranjeros a acatar nuestras leyes y nuestra forma de vida, somos xenófobos. Pero no se dice nada de lo xenófobos que son quienes vienen y no respetan nuestras leyes ni nuestras costumbres, que nos llaman “perros” por no seguir el islam, nos llaman “sucios” por tener mascotas en casa, nos llaman “tontos” por poner a su disposición ayudas y leyes expresas (por eso siguen exigiendo y fabricándose estigmas), se sienten agredidos por las tradiciones de nuestra tierra, por la Semana Santa, etc.

Si una empresa contrata a más varones que hembras, se nos llama machistas y nos obligan a equiparar la balanza… algún día en virtud a tal estupidez, aunque haya más mujeres capacitadas, se obligará a equilibrar la balanza con algún varón mediocre.

Yo, personalmente, no conozco a ninguna mujer que haya cobrado menos que yo ejerciendo un puesto similar al mío. He tenido 4 jefes hembras y nuestra relación laboral ha sido tan dispar como con los jefes varones.

Si hablamos del orgullo gay, dudo de que la mayoría de los gais se vean identificados en la marcha que se celebra cada 28 de junio. Dudo que consideren orgullo ir vestido con correas de perro, maquillados de manera cutre y haciendo gestos indecorosos. ¿Alguien se imagina a mujeres vestidas, maquilladas y actuando así para reivindicar la igualdad? ¿Orgullo? Orgulloso sería quien, de verdad, vistiera así cada día, se maquillara así cada día y actuara así cada día. Pero esconderse en el carnaval ridículo de cada año, no es orgullo, ni es merecedor de respeto. Se merecen el mismo respeto que ellos expresan hacia la fe de otros y la ideología ajena, que en nada tiene que ver con la homosexualidad o la heterosexualidad. Posiblemente, las iglesias y los monasterios sean los lugares que más homosexuales han ocultado, alimentado y vitoreado, y sean los lugares más empleados por los homosexuales a lo largo de la historia para escapar de las sociedades intransigentes.

Del mismo modo que la mujer no ejercía con libertad de los derechos y las leyes que existen desde hace más de 100 años, propuestas y votadas por “heteropatriarcado” tan criticado, y que no la disfrutaba y los ejercía con libertad a causa de las barreras que sus progenitores les imponían, del mismo modo, digo, los homosexuales también se han encontrado con el primer muro dentro de sus propias casas. Eran sus familias quienes sentían vergüenza, quienes querían esconderlos como novicios con el deseo de verlos marchar muy lejos de misiones, o que los obligaban a bodas concertadas para silenciar los murmullos de los vecinos.

De haber sido de otro modo, con el apoyo de la familia, y si no hubiese existido una ideología tan combativa como el socialismo contra la homosexualidad, hacía décadas que ser gay no habría supuesto el menor recelo por medio mundo.

Desde 1961, en España, ya se hacen películas sobre la homosexualidad:

-1961 “Diferente” https://es.wikipedia.org/wiki/Diferente_(pel%C3%ADcula)

-1969 “La residencia” https://es.wikipedia.org/wiki/La_residencia

-1970 “No desearás al vecino del quinto”

https://es.wikipedia.org/wiki/No_desear%C3%A1s_al_vecino_del_quinto

-1971 “Las vampiras” https://es.wikipedia.org/wiki/Vampyros_Lesbos

-1971 “Mi querida señorita” https://es.wikipedia.org/wiki/Mi_querida_se%C3%B1orita

En definitiva, el problema no es que la izquierda amalgame argumentos, tomando dos verdades y catalizándolas por medio de cien mentiras, con fines destructores de la sociedad en la que vivimos, desde perspectivas que, si se enfrentan entre sí, terminarían en guerra.

El problema tampoco es que fabriquen mensajes simplistas, aderezados con palabras como “derecho” o “libertad”, que facilitan el asentimiento por aquellos sin demasiado criterio y con demasiado de una ética fabricada desde una ideología implantada desde la juventud… porque la gente adquiere ideología antes que capacidad crítica (que es lo mismo que criterio).

El problema no es que fabriquen mensajes fáciles de aprender.

El problema no es que haya mucho dinero invertido en despedazar la sociedad europea inoculando aquella ética que criminaliza a los demás ciudadanos, que observamos atónitos cómo se va pudriendo el concepto de sociedad con el que crecimos, donde la calma, la solvencia, la educación, el respeto y los valores eran una base esencial.

El problema es que la gente se queda con esos mensajes sencillos, en vez de componer unos más complejos y firmes. El problema es que no están dispuestos a escuchar esos argumentos complejos y firmes porque implica pensar. El problema es que la gente no sólo no lee las noticias, ya no lee ni el titular de esas noticias (manipulados vergonzosamente), el problema es que lo que leen son mensajes de 200 caracteres de gente radicalizada con quienes entablan una comunicación cíclica, estancada donde ese odio, esas mentiras, esos mensajes facilones, se retroalimentan, se revitalizan y se utilizan como arma arrojadiza.

Gente que, ante el menor argumento en contra para el que no tienen diseñada una respuesta, siempre tienen una que resulta perfecta: eres un “fascista”. Pero lo hacen desde una ignorancia abrumadora.

El problema es que nuestros conciudadanos son mediocres, incapaces de aprender conceptos nuevos sobre los que implica justicia y justo. Son incapaces de comprender que “Tener derecho” no implica que se lo den. Yo tengo derecho a casarme con una mujer bonita e inteligente… pero no puedo exigirle a una mujer guapa e inteligente que se case conmigo, y tampoco que el Estado me lo facilite. Tampoco el Estado me tiene que facilitar una casa, ni la electricidad, ni internet…

Así nos van vendiendo su falta de lógica, mediante mensajes bonitos sobre deseos imposibles. Les venden que, si no tienen todo lo que desean es porque el heteropatriarcado cristiano se lo ha impedido desde el pleistoceno franquista, hace 100.000 años.

En definitiva… recapitulo para despedirme.

El orgullo gay en realidad, es un vergonzoso insulto a los gais del pasado que han pagado con su vida la libertad de los de hoy.

La lucha por la igualdad, no consisten en criminalizar al hombre por su testosterona, por disponer de un órgano venoso bautizado de tal manera que propone la penetración. La lucha por la igualdad no pasa por llamar al hombre asesino. Tampoco por imponer que lo que la mujer dice es una verdad incuestionable.

Todo eso, lo que hace es abrir trincheras en 4 direcciones… Divide y vencerás… y os estáis dejando ser divididos. Os estáis dejando colocar en la trinchera con un arma en las manos y os están dejando solos para el futuro. Cuando los demás, los “heteropatriarcado” seamos eliminados, nadie defenderá a la mujer del islam. Nadie defenderá al varón homosexual de la mujer. Nadie defenderá a la mujer del Islam…

Regresa la dictadura de la izquierda pero, esta vez, sin un catecismo marxista, sino con ejércitos de destrucción social en busca del descenso de la natalidad para facilitar la invasión de culturas contrarias a la nuestra. Terminarán luchando entre sí a muerte por controlar estas tierras.

No quedará igualdad… ni orgullo.

Para entonces, yo no estaré aquí… pero mis hijos sí… y no sé cómo pedirles disculpas…

Noche de Cine. «El Chef»

Acabo de ver la película “El Chef”.

El actor principal es Jon Favreau, al que vi por  primera vez en “Very bad things” .

“Very bad things” es una de esas películas que uno recuerda para siempre, te guste o no. A mí, me gustó. Y me gustó tanto que, después, me tragué varias películas de ese mismo actor con demasiadas expectativas… y, lo más brillante que puedo recordar, es su papel de guardaespaldas en “Iron Man”.

Sin embargo, hoy, viendo “El Chef”, me he llevado varias sorpresas gratificantes:

– La primera, que su actuación es sólida y ajustada al papel.

– La segunda, “El Chef” es la mejor película sobre cocinas y cocineros que he visto. Dinámica, acertada e intensa, tanto como dar un servicio en la noche de un sábado de agosto y en el puerto deportivo de Denia.

– La tercera, el guión, divertido, cercano, realista y cinematográfico.

– La cuarta, el director es el propio Jon Favreau… y, buscando entre su filmografía, he descubierto que es un gran profesional.

Jamás había ido en busca del director de una película de acción como “Iron Man”, a pesar de que me pareciera una dirección impecable, porque, cuando la obra es dinámica, divertida, disfrazada con centenares de efectos especiales, pocos directores podrían hacerlo mal, acompañado de una decena de directores entre animación, iluminación, montaje y fotografía, cuando el 80% es artificial… Sin embargo, dando un repaso a todas las películas dirigidas por este hombre, queda claro que es mucho mejor de lo que se le va a reconocer a corto plazo…

A largo plazo… tal vez él no lo busque y, por lo tanto, no haga la película adecuada para ello, pero podría ser galardonado con lo más grande del mundo del cine.

– La quinta y última cosa que me ha sorprendido es cómo ha hecho uso del lenguaje según su primera acepción de la RAE:

Facultad del ser humano de expresarse y comunicarse con los demás a través del sonido articulado o de otros sistemas de signos”.

El lenguaje se emplea para comunicarse. A lo largo de la película, según fuera necesario, no había ningún recelo en usar el castellano o el inglés de manera indistinta hasta tal punto que NADIE repara en ello.

Cuando una lengua se utiliza para comunicar, se comparte con diversidad de pueblos y esos pueblos la aprovechan y la utilizan para entablar relaciones…

Entonces, me ha venido el vergonzoso y ponzoñoso espectáculo que se vive en España durante los últimos 14 años.

Cuando un independentista catalán acude a las vascongadas para pedir su apoyo, utiliza el castellano. Ese es el momento en el que un independentista utiliza un lenguaje con el fin para el que, el lenguaje, existe en la humanidad. Del mismo modo que los independentistas vascos hacen cuando acuden a Cataluña.

Sin embargo, cuando hablan en la lengua catalana o vascuence, lo que hacen es cerrarse en sí mismos. Impiden la comunicación y generan una retroalimentación hermética. Un circuito que anula la condición de “lenguaje”.

Qué envidia me da Suiza o Estados Unidos… que admiten las lenguas de UTILIDAD, las emplean sin escollos, sin trabas, sin reglas excluyentes. Utilizan las lenguas que permiten llegar más allá, que permiten comunicar con los suyos y con otros. Que utilizan el lenguaje para romper fronteras en lugar de levantar muros.

Qué envidia…

Gracias Jon Favreau

LOS HIJOS DE OTRO TIEMPO

Observando atentamente a los hijos de posguerra y los del presente, encuentro diferencias trascendentales.

Aquellos, pulcros siempre que había un puñado de agua que poder aprovechar, se comportaban respetuosos y trabajadores. No tenían espacio para el regocijo, el tiempo ocioso ni la pataleta. Asumían responsabilidades, aunaban sus hombros con los de sus padres y se convertían en adultos, antes de que se presentara su mayoría de edad.

Los de las últimas décadas, educados en el proteccionismo, los derechos y los privilegios, se imponían (e imponen) sobre sus padres, sobre sus profesores, exigían su Amstrad (hoy su play o su wii), exigían sus decenas de regalos en las festividades y celebraciones correspondientes y, en su madurez, nadie les puede privar de una televisión de plasma de 32 pulgadas, un iPhone y sus vacaciones en los fiordos noruegos aunque las cuentas no salgan.

Los niños de aquella época difícil, se convirtieron en una sociedad seria, sólida y protectora que supo sacudirse los rencores y enfrentarse con madurez al pasado donde sólo cabía un tira y afloja del “y tú más”. Pusieron sus miradas en el mismo sentido de futuro, en vez de enfrentarlas en conflicto eterno, y facilitaron una nación abierta, cosmopolita y moderna. Unos niños que supieron ser adultos.

Los niños de la democracia, ya gobiernan con el desdén del vago, la exigencia del caprichoso y el criterio del rencoroso. Regresan a los agravios de hace 80 años e inoculan el odio entre la mediocridad en la que se convierte la “masa”, imbuida mediante las pequeñas pantallas que portan las 24 horas en sus manos o en el cabecero de sus camas. Unos niños quisquillosos y tiranos que lo quieren todo a la voz de ya, que no llegarán a ser adultos ni con 100 años, mucho menos con al bastón de mando en sus manos.

Una realidad que debería darnos vergüenza.

EL MISERABLE MERCANTILISMO

RAE-

Mercantilismo: Espíritu mercantil aplicado a cosas que no deben ser objeto de comercio.

Este concepto se usa como piedra arrojadiza contra el Capitalismo de manera sistemática y recurrente por una izquierda pobre y tan anticuada que, mientras el capitalismo es una constante revolución hacia el progreso, este movimiento sociopolítico es una caricatura reaccionaria del movimiento obrero del Siglo XIX.

Hoy, en las instituciones españolas, atendemos a la “USURA”, a la “ESPECULACIÓN” y al “MERCANTILISMO” de nuestra democracia.

Hoy, tras las elecciones de 2019, los escaños de los votantes del 4º partido, valen el doble que en las últimas elecciones de 2016. Si bien, en 2016 los 71 escaños de este partido, siendo 3º, sirvieron de simple muleta para el 2º, que era sustentado por 85, hoy, los 42 escaños que tiene, se revalorizan muy por encima de los 123 del otro, que hoy es el 1º en el escenario político. Revalorización mediante la que se le reclaman ministerios de manera indecorosa, exigiendo poco menos que el gobierno.

Por su parte, el 1º en número de escaños, está exigiendo a los demás que se planten mediante un chantaje vergonzante: o me abrís paso, o me asocio con quienes quieren destruirlo todo y la culpa de que yo me asocie con ellos, será vuestra.

Eso que hace el 4º partido, es ESPECULACIÓN en estado puro, mucho más grave que la de adquirir una hacienda para vendérsela a un tercero por el doble de su valor, que no perjudica a nadie pues, si el tercero lo paga, lo hace de su propio dinero y no del de millones de contribuyentes.

Esto es USURA, porque se pretende obtener un beneficio exagerado por un préstamo escaso.

Lo que hace el 1º de los partidos del hemiciclo de hoy, junio de 2019, es MERCANTILISMO del más nauseabundo, al estilo de Orbón.

¿Quién es Orbón? Orbón era un ingeniero húngaro del Siglo XV que ofreció a Constantino XI fabricar un cañón devastador a cambio de una cantidad ingente de dinero. Como Bizancio no disponía de ese capital, Orbón le ofreció sus servicios al oponente otomano, que sí le facilitó todas las  exigencias requeridas. Así, Bizancio cayó en 1453 (cabe reseár que aquellas cañones se llevaron la vida del propio Orbón en aquel asedio).

Un hombre de Estado, daría un paso a un lado antes de vender su patria a la escoria residual, pulgones amamantados por hormigueros de mediocres durante toda la democracia donde, a cambio de un beneficio efímero y personal, causan un daño irreparable al árbol que, sin pulgón, les habría dado alimento y cobijo durante cientos de años.

Lo que hace el partido que pretende formar gobierno es gobernar con quien sea. Es decir, sin programa. Con una política disparatada que satisfaga a sus pagadores. Le da igual quién gane esa guerra sociopolítica, lo que quiere el futuro presidente es fundir todos los aceros de la democracia, entregar el cañón al que mejor pague por sus servicios y llevarse las riquezas para su ego y su bolsillo (que son, a la postre, las excrecencias de esas causas radicales y destructoras transformadas en PODER para el que preside la nación). Y todo eso, se le presenta al gobernante, mucho más interesante que el noble trabajo de gestionar los bienes de todos los españoles en beneficio de todos ellos y de sus descendientes en los años venideros, décadas si fuera posible.

No, la izquierda no busca lo mejor para la nación ni para sus ciudadanos. La izquierda actúa por odio, por rencor, anulando el objeto del deseo por no poderlo alcanzar en vez de asumir el resultado de sus propios logros y esfuerzos. Similar a lo que hace ese sujeto (del género que fuere), de espíritu insolvente, celoso por su propia mediocridad que termina con la vida de la persona a la que dice amar por no ser correspondido. Eso es la izquierda: mezquindad, falacia, rencor y desprecio.

6 descubrimientos y una duda

Ya lo dije el 8 de diciembre de 2016 en BLOGSPOT.COM

http://jorgepcarcedo.blogspot.es/1481190922/cinco-descubrimientos-y-una-duda/

5 PUNTOS ESENCIALES Y 1 NUEVO.

Los 5 descubrimientos de JORGE PEÑAMEDRANO.

– LA CARA OCULTA DE LA LUNA:

¿Por qué la Luna siempre nos muestra la misma cara? Si leen la novela de JORGE PEÑAMEDRANO, “El Producto VI: una mancha en el camino”, conocerán la respuesta dentro de una inquietante historia.

En todo lugar, explican que se ve la misma cara gracias a una particular coincidencia según la cual, la Luna tarda en dar una vuelta sobre sí misma el mismo tiempo que en dar una vuelta alrededor de la Tierra.

La causa real es que PESA MÁS la mitad de la esfera que nos mira que la mitad que observa hacia el universo.

ES UN TENTETIESO GIGANTE.

– LA LIBRACIÓN DE LA LUNA NO EXISTE:

Los movimientos atribuidos a la Luna denominados Libración, no existen.

Se supone que la Luna va fluctuando sutilmente de este a oeste al tiempo que tiene una leve rotación de ida y vuelta con un segundo eje perpendicular al de rotación.

En el link podrá ver el video oficial que lo ilustra.
Movimiento de la Luna

Si observan detenidamente, comprobarán que el eje generado por la sombra, gira con la Luna.

¿Qué indica esto? Indica que la fuente lumínica y la Luna son estáticas.

¿Quién se mueve, entonces? El observador. Eso nos lleva al siguiente descubrimiento…


– LA TIERRA TIENE 3 MOVIMIENTOS:

Además de Traslación y Rotación, hay que sumarle un giro curioso al que vamos a denominar… LIBRACIÓN TERRESTRE.

 ¿Por qué se produce? Seguramente por las fluctuaciones de cuerpos en las entrañas de la Tierra…

Esto, nos invita a un nuevo descubrimiento:

– LA LUNA NO PRODUCE LAS MAREAS:

¿Cómo es posible que la Luna arrastre océanos enteros y que ni las hojas del otoño, ni un vaso de agua, ni el viento, se entreguen a tal fuerza?

Tal vez porque, al contrario, es la Luna quien se deja llevar por esa fuerza de las entrañas de la Tierra… que generan una atracción más intensa y aúnan más masa de agua sobre sí.

Es decir: el magnetismo de la Tierra atrae a las aguas sobre sus gruesos de masa y, al mismo tiempo, a la Luna.

– FÓRMULA DEL PERÍMETRO DE LA ELIPSE:

La fórmula oficial del perímetro de la elipse, es una aproximación.

Pero las elipses no son cuerpos regulares. El cuerpo regular es el óvalo procedente de una circunferencia.

Imaginemos una circunferencia de RADIO=10.

Vamos aplastando uno de sus ejes. Por cada 1 u de medida que se reduzca el eje menor, el mayor se incrementara en un valor de 1u-(π/2).

La FÓRMULA “Ñ” de Jorge Peñamedrano es sencilla y precisa:

Pe=2*π*(((a-b)/( π/2))+b)

Pronto, podré la fórmula del óvalo cónico, la elipse.

LA DUDA.

Dicen que la Luna se aleja cada año 3,78cm.

Lo que no se sabe es si la órbita de la Luna se desplaza hacia un lado 0,3º. Un tercio de un grado.

 Esto nos deja una preocupación. Si su órbita se desplaza 0,3º la Luna no se aleja de nosotros pero, si se desplaza más… quiere decir que se acerca.

EL ÚLTIMO DESCUBRIMIENTO.

El efecto CORIOLIS.

En un desagüe, según tenemos entendido, en el hemisferio NORTE, el agua gira en contra de las agujas del reloj.

Sí, pero sólo si la altura desde el desagüe hasta la superficie es determinadas veces mayor que el cono del remolino.

Si la relación entre la anchura del cono del remolino y la altura hasta la superficie es mayor, es decir, que hay mayor altura de la debida, el giro, en el hemisferio NORTE, será a favor de las agujas del reloj.

Aproximadamente, a ojo, la anchura del cono frente a la altura, debe ser inferior a 1/10 (1u  de anchura frente a 10u de altura de agua) para que se cumpla el efecto coriolis tal y como lo conocemos.

No dispongo de material de medición para ser preciso, podría ser 1/12 o 1/9.

El caso es que, cuando esa relación es superior… vayámonos a 1/30, el giro del remolino gira a favor de las agujas del reloj. Llega un momento, cuando se acerca al punto crítico de 1/10, que se va deteniendo hasta que comienza a girar al contrario.

A mayor altura, la rotación de la Tierra predomina sobre el fluido. A menor altura, se le suma la gravedad.

Los muros que ha tirado la mujer, eran puertas abiertas.

Cada vez que alguien habla de “la mujer pionera en territorio de varones”, me entra sonrojo al sentir que, tal afirmación, en vez ensalzar a esa mujer por hacer aquello para lo que estaba preparada y que la sociedad y las leyes le permitían pero que otras, por vergüenza, complejo o presiones familiares no eran capaces de afrontar… en vez de ello, aprovechan estos mensajes de reconocimiento para usarlos como arma arrojadiza contra el género masculino por su predominancia a lo largo de la historia.

Me sonroja la escasa perspectiva de la inmensa mayoría de la gente… que por algo se le denomina “masa”. Esa masa que se controla mediante el marketing más básico y que tiene conceptos adquiridos, completamente equivocados, o sesgadamente confundidos y sobre los que no tienen la menor capacidad crítica para cuestionarse su veracidad.

Si hubo alguna vez una mujer que dio un paso fuera de lo común entrando en un mundo que había sido dominado por el varón, señoras y señores, será porque otros varones, tan válidos como ella, le ayudaron de alguna manera en su camino.

Aquella mujer que pilotó un avión por primera vez, lo hizo porque un varón la formó, un varón la evaluó, un varón le validó su permiso y la ley, hecha por los varones, no le impidió hacerlo.

Lo mismo con la primera mujer abogada, con la primera mujer médico, con la primera mujer policía, con la primera mujer camionera… Si lo lograron, fue, porque es mentira lo que nos quieren hacer creer las feministas de hoy. Lo lograron porque el “heteropatriarcado” no opuso resistencia, porque las leyes estaban preparadas para ellas también.

Si mil mujeres se contenían las ganas de hacer lo que deseaban porque implicaba entrar en un mundo de varones, era su propia percepción del mundo, o la opresión dentro de sus propias familias quien se lo impedía.

No era culpa del mundo ni de los varones que ocupaban las responsabilidades de gestión desde donde se facilitaron esas leyes que nos hicieron iguales.

El abuso que hacen los colectivos victimistas sobre el resto de la sociedad, es vergonzante y aberrante. Algún día, alguien, abrirá los ojos del mundo… y descubriremos que hemos perdido muchas oportunidades de progresar de verdad mientras nos imbuían en las mentiras sociopolíticas de control de las masas en beneficio de unos pocos, culpabilizando y criminalizando a la mayoría de gente normal que, poco a poco, se ha ido silenciando, cohibida y acomplejada hasta terminar comprando esa mentira e introduciéndola en su vocabulario con absoluta solidez.

Qué pena.

No es feminismo, pero ellas no lo saben

El movimiento feminista no está activado por “hombres de género femenino” (en lo sucesivo “mujeres”) que han sido maltratados por “hombres de género masculino” (en lo sucesivo “varones”), ni siquiera por mujeres que se sienten con más autonomía que el resto que hayan sentido la desigualdad en su día a día laboral y profesional.

El movimiento feminista se ha vestido de argumentos propuestos por un DEPREDADOR silencioso, competidor directo del varón.

Para ello, ese depredador, competidor del varón, ha ido haciendo inventario de todo aquello que el varón hace de manera instintiva y que se puede demonizar cómicamente, como si fuera un chiste, hasta instalarlo en la mente de la gente para convertirlo en una verdad absoluta y despreciable.

¿Cómo se logra que un absurdo se convierta en una verdad lapidaria? Aprovechando la excepción, la brutalidad, el ejemplo sacado de contexto y reubicado del modo que más efectivo puede resultar.

Vamos a hacer un recuento básico de esos preceptos que comienzan a cobrar fuerza entre las mujeres de autonomía deficitaria:

– El hombre es un acosador natural (aprovechando el impulso mediático de algunos abusadores)

– El piropo es acoso (aprovechando el impulso del punto anterior en redes y medios de comunicación)

– Mirar a una mujer es violencia. (Llevar a extremo lo anterior dibujando al varón como un ser depravado).

– La penetración es una agresión en sí misma. (Trasladando los actos de una agresión sexual a la vida cotidiana de manera enfermiza, aprovechando el megáfono de las redes tras cada violación).

– No prestar atención a una mujer poco agraciada es violación inversa (Es decir, no incurrir en los “pecados anteriores” frente a una mujer poco atractiva, te convierte en un violador inverso). Un argumento tan descabellado, ya ha calado entre ellas.

– Los varones matan a la mujer. (Instalados los mensajes anteriores en la sociedad, ya no necesitan esgrimir argumentos, sólo esperar a que una mujer muera a manos de un varón)

– Los varones son violadores y asesinos en potencia. (Es el siguiente paso, y es sencillo de dar porque el resto de la gente comienza a acomplejarse y a cerrar la boca).

¿Quién ha fabricado este decálogo “antivarones”?

Como hemos dicho antes, un depredador silencioso que compite por el mismo territorio que el varón: EL COLECTIVO LÉSBICO.

Toda persona gay considera que, los demás, somos gais en lo profundo de nuestro ser y que, sacarlo a la luz, es sólo cuestión de sacudirse los miedos y los prejuicios.

Con esa premisa, cuando una lesbiana sale a la calle y descubre a la mujer de su vida pero comprueba que no tiene la más mínima posibilidad con ella y, además, se da cuenta de que, cualquier varón, por tonto, estúpido, feo y malo que sea, tiene más opciones de disfrutar de los placeres que esa lesbiana vislumbra al observar a la mujer, tiene la necesidad de destruir las opciones del varón, hasta del más noble.

Esa lesbiana está esperanzada. Cree que, cuando el varón quede anulado de la ecuación en la relación sexual de la mujer, aquella que le apetezca, caerá en sus manos con facilidad.

Lo creen porque hay excepciones en las que, una mujer que ha sufrido malos tratos, ha terminado recurriendo al mundo lésbico para esconderse del resto de los varones.

“Es una gran apuesta con opciones”, piensa la lesbiana. Y si lo piensan muchas de ellas, pueden hacer fuerza desde sus asociaciones, construyendo otras en paralelo: por la mujer maltratada; por la mujer violada; por la mujer trabajadora; etc…

A la mayoría de las lesbianas les apetece que la mujer sea femenina y, esa clase de mujer, no abunda entre su colectivo. Como algunas mujeres heterosexuales han terminado recurriendo al amparo de unos brazos de mujer lesbiana, tienen que cimentar los cauces que lleven a todas las mujeres a la misma conclusión.

Quieren convertir la excepción, la que han podido ver con sus propios ojos y con envidia en los brazos de una compañera de lucha, en una realidad frecuente y fructífera para ellas mismas.

¿Cómo lo están haciendo?

Aprovechando los casos de maltrato; que son tan escasos que podrían ser considerados residuales, muy por debajo del 0,01%, pero que los medios y las redes redundan con un eco malicioso.

Las redes y los medios de comunicación, no son conscientes de que crean fantasmas de esos inútiles sociales, los agresores, que son individuos acomplejados, enfermos de su propia inferioridad, y, en vez de hacer ver qué clase de basura son, los convierten en “monstruos inteligentes”, “fríos”, “calculadores”, ensalzando y enardeciendo los ánimos de otros tontos que descubren que no están solos en su insustancial vida, donde sólo son unos incapaces que se sienten más valiosos devaluando, a base de palos, a la persona que los amaba.

Esos medios, en vez de hacer hincapié en la pobreza intelectual de esos tontos, en vez de demostrar que son brutos torpes más próximos al primate instintivo del pasado que al hombre, del género que fuere, capaz y productivo que es nuestra especie en el presente, en vez de eso, esos medios de comunicación se convierten en voceros de la falacia, transmitiendo la sensación de que todos los varones somos de ese tipo de monstruo.

Los seres débiles que se sienten desamparados, se abrigan en cualquier opción que los haga sentir respaldados, valorados y protegidos, sin perspectiva para percibir la mentira y la trampa que reside en ello, porque necesitan salir adelante y dejar atrás un mal trago. A eso, se suma la malicia de otras y la perplejidad de los demás, desarmados de argumentos porque los argumentos obvios, los de sentido común, han sido destruidos paso a paso por la excepción convertida en verdad inquebrantable. Ya no vale nada que se diga porque te encuentras del otro lado y, por lo tanto, ya eres un maltratador, un machista y, seguramente, un fascista.

Las mujeres, han sido utilizadas como escudo, las lesbianas, además, como herramienta y, todas ellas, como arma arrojadiza para destruir la sociedad que conocemos. Quieren capitalizar a la mujer para unos propósitos más altos (o más bajos, según el aspecto que valoremos), de control y dominio.

Rompiendo la familia tradicional, donde la mujer es poder absoluto, se destruye la sociedad en la que vivimos a marchas forzadas.

Y, esta pantalla sobre el mundo lésbico intentando apoderarse del espacio sociocultural del varón, es solo una tenaza que manejan los radicales que, al mismo tiempo, son capaces de promover y facilitar el acceso de culturas anacrónicas, groseras y grotescas a nuestra sociedad. Culturas que, además, chocarán frontalmente con las otras tenazas, como los colectivos gais y el Estado agnóstico.

Estamos en la antesala del desastre y hay que despertar.

Si empiezan por despertar las mujeres, que siempre han tenido el poder en los hogares y, por lo tanto, en la sociedad, será más fácil que despertemos los demás.